-



 
 



Daily Inspiration

What can we control? We can control how we treat ourselves and others. We can control our own intent to be loving or unloving, open or closed, learning or protected, surrendered or controlling. What can't we control? We can't control others' feelings, behavior and the outcome of things. Today, notice what you do have control over and what you only have influence only, and how you feel when you try to control that which you can't control.

By Dr. Margaret Paul


Are You on Your Mobile Phone? Click here for 2800+ mobile optimized, self help and self growth articles.

¿Qué te dará el amor?

By Por la Dra. Margaret Paul traducido por Grace Escaip
January 15, 2012



¿Cuáles son tus creencias acerca de lo que el amor de los otros te dará?



¿Creciste creyendo que solamente si alguien te amara realmente de la forma en que necesitabas ser amado, entonces sí podrías sentirte feliz, seguro, digno de amor y valioso?

Ciertamente el ser verdaderamente amado por los padres apunta directamente hacia apoyar el que los niños se sientan seguros y dignos de amor, pero esto no es de lo que se trata toda la historia. Aun si tus padres te amaron de la manera en que necesitabas ser amado, si ellos no te modelaron amarse a si mismos, es muy probable que tu hayas absorbido sus formas de auto-abandono – juzgarse a si mismos, Volcarse en varias adicciones para manejar sus sentimientos, y hacer a otros responsables por sus sentimientos y sentido de valía.

Mis papás hicieron lo mejor que pudieron, pero eso estaba muy lejos de lo que yo necesitaba para sentirme amada, segura y valiosa. Además, ellos modelaron muchas formas de auto-abandono mismas que yo incorporé en mis mecanismos de supervivencia.

Crecí creyendo que si tan solo un hombre verdaderamente me viera y valorara profundamente lo que ve – y si fuera consistentemente cálido, abierto, honesto, gentil, tierno, compasivo y sensitivo, yo finalmente me sentiría segura y valiosa. Yo creía que su amor era lo que yo necesitaba para sentirme feliz y digna de amor.

El problema era que, aun cuando él estaba siendo amoroso, como yo había aprendido a no ser amorosa conmigo misma su amor apenas hacia mella en mi sentido de valía. Yo tenía razón en que el amor me podía dar todo lo que yo buscaba, pero estaba equivocada acerca de el lugar del cual necesitaba venir el amor.

Amor externo, amor interno

El amor externo se siente de maravilla, y el compartir amor con otro es, en mi experiencia, la experiencia suprema en la vida. Pero mientras estuviera abandonándome a mi misma con mis auto-juicios; quedándome en mi cabeza e ignorando mis sentimientos; renunciando a mí para cuidar a los demás con la esperanza de que así me iban a querer; enojándome cuando no obtenía el amor que quería; llorando y siendo una víctima como forma de control; y volcándome en varias adicciones como comida, preocupación y perfeccionismo, yo era infeliz. Me tomó muchos años de buscar respuestas para entender que, hasta que me diera a mí misma el amor que necesitaba, no solamente era incapaz de compartir el amor con otro, sino que el amor del otro era la cereza del pastel – no el pastel en sí.

El amor por mí misma necesitaba crear los cimientos de mi sentido de valía, seguridad y de ser digna de amor. El darme cuenta de esto hace muchos años trajo profundos cambios en mi vida. Ahora soy yo la que es consistentemente cálida, considerada, abierta, honesta, gentil, tierna, compasiva y sensitiva conmigo misma, y entre más soy capaz de ser así conmigo misma, más soy capaz de ser así con los demás también.

Si piensas acerca de esto, tiene mucho sentido, que como adultos, alguien más nunca puede ser la fuente consistente del amor que todos necesitamos. Nadie esta conmigo todos los días las 24 horas del día, y aunque sean personas sensibles y consideradas, ellas no viven dentro de mi cuerpo y no pueden saber lo que siento y lo que necesito, momento a momento. Por mucho que me hubiera encantado que mi fantasía fuera real, no hay manera de que pueda ser verdad. Me tomó mucho tiempo el poder aceptar esto completamente y soltar la esperanza de poder obtener de alguien más el amor que necesitaba, pero ahora de verdad atesoro el privilegio sagrado de cuidar amorosamente de mi propio cuerpo, mente y alma.

El amor que necesito esta aquí siempre para mi, ya que esto es lo que es el espíritu. Cuando mi intención es ser amorosa conmigo misma, el amor que es el espíritu y la sabiduría de tomar acción en mi nombre, entra en mi conciencia. Ser amorosa conmigo misma y compartir mi amor con los demás es una forma mucho más amorosa de vivir que el siempre estar tratando de obtener amor.



Attribution-NonCommercial-NoDerivs
CC BY-NC-ND


Send this article to a friend    Print this article    Bookmarked 0 time(s)
Bookmark and Share    Share with Del.icio.us    submit '¿Qué te dará el amor?' to digg Share with Digg    Share with StumbleUpon
There are no videos, Click to add one to the gallery!
There is no audio, Click to add audio to the gallery!
There are no pictures, Click to add one to the gallery!

Comments


More Help

Looking for help with ¿Qué te dará el amor??

Search for solutions on ¿Qué te dará el amor? within the InnerBonding.com website using Google's Site Search.