Daily Inspiration

Do you feel alone? Are you having problems with your spiritual connection? The intent to control others - with anger, blame, compliance, resistance or withdrawal - cuts off your connection with your Guidance. So does the intent to control your feelings with too much food, junk food, alcohol and drugs. Today, notice your intent - to control your feelings, others and outcomes, or to learn about loving yourself and others.

By


Are You on Your Mobile Phone? Click here for 2800+ mobile optimized, self help and self growth articles.

Crianza: Elogios que ayudan y elogios que dañan

By Por la Dra.Margaret Paul traducido por Grace Escaip
January 02, 2012



Sorprendentes investigaciones muestran que elogiar a los niños por sus habilidades de hecho baja el nivel de sus logros y de su auto-estima, mientras que el elogiarlos por su esfuerzo aumenta su IQ y su sentido de valía!



“...decirle a los niños que son inteligentes...los hace sentir tontos y actuar como tontos.”—Mindset, por Carol S Dweck, Ph,D, p.74

En su extraordinario libro, Mindset, la Dra. Carol S. Dweck presenta investigaciones que, esperanzadoramente, cambiarán el curso de la crianza de los hijos y de su educación. En uno de sus estudios de investigación, conducido en su mayoría con cientos de adolescentes tempranos, ella realizó lo siguiente:

“...le da a cada uno de los estudiantes un conjunto de diez problemas considerablemente difíciles de un examen no verbal de IQ. En general lo hicieron bien y cuando terminaron, los elogiamos. A algunos de los estudiantes los elogiamos por su habilidad. A estos les dijimos: ‘Uau! Tuviste ocho correctas. Eso es una muy buena calificación. Debes ser muy inteligente en esto...’ Elogiamos a otros estudiante por su esfuerzo: ‘Uau! Tuviste ocho correctas. Eso es muy buena calificación. Debes haber trabajado muy duro.’” (P. 71-2)

Lo que fue surgiendo, fue que los estudiantes que fueron elogiados por ser inteligentes empezaron a hacerlo mal, y no disfrutaron los problemas difíciles, temiendo ser expuestos por no ser tan inteligentes como los investigadores pensaban, mientras que el 90% de los estudiantes elogiados por su esfuerzo ponían más esfuerzo y disfrutaban de los problemas difíciles. De hecho encontraban a los problemas difíciles como “los más divertidos.” Al final “el desenvolvimiento de los niños elogiados por su habilidad se desplomó,” mientras que los niños “elogiados por su esfuerzo mostraban mejor y mejor desenvolvimiento.” 

”Dado que esto fue un tipo de examen de IQ, podrían decir que el elogiar la habilidad baja el IQ de los estudiantes. Y que el elogiar el esfuerzo lo eleva.” (P. 73)

Esta es una información muy poderosa para los padres y educadores. Cuando miro hacia atrás y veo a los niños con los que crecí y fui a la escuela, puedo ver esto en acción. Muy a menudo los niños a los que se les decía que inteligentes o talentosos eran, o cuanta habilidad natural tenían en cierta área, como deportes o matemáticas, eran los niños que nunca desarrollaron todo su potencial. Aquellos estudiantes que no tenían un potencial que mantener, eran los que frecuentemente obtenían mejores resultados.

Lo que las investigaciones de la Dra. Dweck muestran es que elogiar una habilidad contribuye a crear lo que ella llama una “percepción mental fija” que es una creencia acerca de que nuestra inteligencia y habilidades son algo con lo que simplemente nacimos, y que no se puede cambiar. Por el contrario, aquellos con una “percepción mental desarrollable”- la intención de aprender – no tienen esta creencia. Ellos creen que, a través de la dedicación y el esfuerzo, pueden desarrollar su inteligencia y habilidades – lo que también desarrolla su auto-estima. Como muestra en su excelente libro, esto ha sido probado una y otra vez en diferentes áreas de la vida.

Así que, ¿qué hay acerca del elogio? Como podemos ver, elogiar a un niño por sus habilidades contribuye a que el niño se defina externamente. Este niño se dice, “obtengo aprobación cuando triunfo. Mi valor esta pegado al triunfo.” Esto crea un miedo a no triunfar y por lo tanto a no ser valioso, lo que no solo limita lo que el niño trata de hacer, sino que también limita el disfrute de eso. El niño ya no aprende por el disfrute de aprender, sino por la aprobación, y va a dejar de intentarlo si parece que no va a triunfar. Fracaso, para este niño, significa, “yo soy un fracaso.”

Por otro lado, los niños que son elogiados por su esfuerzo en vez de sus habilidades aprenden a definirse internamente. Mantienen su goce natural por el aprendizaje. Les gusta el prospecto de un reto porque no están apegados con el resultado (éxito o fracaso). Un fracaso solo significa que deben esforzarse mas. El éxito o el fracaso no definen su valor como seres humanos.

Una de las mejores formas de apoyar la autoestima de tus hijos es elogiándolos por sus esfuerzos y no por sus habilidades.



Attribution-NonCommercial-NoDerivs
CC BY-NC-ND


Send this article to a friend    Print this article    Bookmarked 0 time(s)
Bookmark and Share    Share with Del.icio.us    submit 'Crianza: Elogios que ayudan y elogios que dañan' to digg Share with Digg    Share with StumbleUpon
There are no videos, Click to add one to the gallery!
There is no audio, Click to add audio to the gallery!
There are no pictures, Click to add one to the gallery!

Comments


More Help

Looking for help with Crianza: Elogios que ayudan y elogios que dañan?

Search for solutions on Crianza: Elogios que ayudan y elogios que dañan within the InnerBonding.com website using Google's Site Search.

Click to Share
Facebook Digg it MySpace Twitter Stumbleupon Windows Live Yahoo! My Web Linked in