Daily Inspiration

When we get beyond competition and comparison, we can then move into the great joy of being inspired by those further along than we are. Then you can experience a master at his or her work and be truly filled by the joy of experiencing mastery!

By


Are You on Your Mobile Phone? Click here for 2800+ mobile optimized, self help and self growth articles.

Padres: dejando ir la culpa

By Por la Dra. Margaret Paul traducido por Grace Escaip
October 06, 2013



¿Muchas veces te sientes culpable por cómo educas a tus hijos? ¿Te culpas por los problemas que tienen tus hijos? En este artículo, descubre la inutilidad de la culpa y cómo moverte más allá de ella.



¿Cómo les va a tus hijos? Si les va bien, entonces estoy segura que tú te sientes bien con respecto a tu forma de criarlos. Si no les está yendo bien, ¿qué te estás diciendo a ti mismo con respecto a tu forma de criarlos?

“Debí de haber estado ahí más para ellos.”

“Debí haber sido más duro/suave con ellos.

"Debí de haberme quedado en casa con ellos en vez de trabajar."

“No debí haber pasado tanto tiempo en el trabajo.”

“Debí haber establecido mejores límites.”

…etc.

Sin embargo, la mayoría de los padres hicieron lo mejor que pudieron, y continúan hacienda lo mejor que pueden. Comentarios como los de arriba únicamente sirven para generar culpa. Y el hecho es que si hubieras sabido como hacerlo mejor, lo más probable es que lo hubieras hecho, así que atormentarte por no saber mejor es una inútil perdida de energía.

Pero aunque hubieras sido un padre “ideal” – si es que existe tal cosa – puede ser que tu hijo aún tenga problemas. La creencia de que la paternidad y/o maternidad perfecta crea hijos perfectos es una falsa creencia basada en otra falsa creencia – que tenemos control sobre las otras personas.

Existen dos problemas al pensar que puedes ser un padre perfecto y que esto creara hijos perfectos:

1.     Todos nosotros estamos en el proceso de evolucionar nosotros mismos – somos un trabajo en progreso. Al menos que seas un ser completamente iluminado, i.e. alguien sin ego, sin heridas, con ningún problema (¡Yo nunca he conocido a alguien así!), tú traes tus propios problemas a la relación con tus hijos. Tú traes tus propios condicionamientos, falsas creencias, miedos y deseos de obtener amor y evadir el dolor. Dado que somos los modelos a seguir para nuestros hijos, no es posible que ellos no vayan a absorber algunos de nuestros asuntos insanos. Incluso si te las arreglas para tratarlos con amor incondicional, ¿tú eres capaz de tratarte con amor incondicional? Y si no, lo más seguro es que ellos aprendan a tratarse a sí mismos de la forma en que tú te tratas – no importa que tan maravillosamente tú los trates a ellos.

2.     Los niños no vienen a esta vida como hojas en blanco. Ellos llegan con almas que son únicas. Cualquiera que haya tenido más de un hijo sabe que cada hijo viene totalmente diferente, con sus propias formas de ser en el mundo. Por lo tanto lo que haces con un hijo que parece funcionar tan bien, puede ser que no funcione para nada con otro hijo. Al menos que seas muy sensible y capaz de estar muy sintonizado con cada hijo, lo más seguro es que pierdas las claves de lo que necesita cada niño individualmente. Por lo tanto, mientras que necesitamos asumir completamente la responsabilidad de nuestras elecciones y por ser lo más amorosos que podamos ser, no podemos asumir la responsabilidad por las elecciones de nuestros hijos con respecto a lo que ellos quieran ser.

Si tu hijo no lo está haciendo bien, es ciertamente importante hacer todo lo que puedas para ayudarlo. Esto significa:

1.     Apoyarlo en recibir la ayuda que necesita si está disponibles para la ayuda.

2.     Adopta tu propia jornada de Inner Bonding. Entre más responsabilidad asumas por tu felicidad y bienestar, te conviertes en un mejor modelo a seguir para ellos, sin importar su edad. Incluso los hijos adultos pueden seguir aprendiendo de ti como asumir la responsabilidad por sí mismos.

Sentirte culpable por los problemas de tus hijos no solamente no hace nada por ayudarlos a ellos, sino que inclusive los puede dañar. Tu culpa indica que te sientes responsable por ellos, y puede ser que ellos estén más que dispuestos de culparte a ti por sus problemas. Sentirte culpable es una forma de solapar, lo que nunca ayuda a nadie. Mientras ellos vivan contigo, ciertamente tú eres responsable de proveer un entorno cariñoso, considerado y sano para ellos. Pero no puedes asumir la responsabilidad de las decisiones que ellos tomen – tú no tienes este control. Si aprendes a cuidarte amorosamente de cara a sus elecciones, les provees la oportunidad de aprender a cuidar amorosamente de ellos mismos.



Attribution-NonCommercial-NoDerivs
CC BY-NC-ND


Send this article to a friend    Print this article    Bookmarked 0 time(s)
Bookmark and Share    Share with Del.icio.us    submit 'Padres: dejando ir la culpa' to digg Share with Digg    Share with StumbleUpon
There are no videos, Click to add one to the gallery!
There is no audio, Click to add audio to the gallery!
There are no pictures, Click to add one to the gallery!

Comments


More Help

Looking for help with Padres: dejando ir la culpa?

Search for solutions on Padres: dejando ir la culpa within the InnerBonding.com website using Google's Site Search.

Click to Share
Facebook Digg it MySpace Twitter Stumbleupon Windows Live Yahoo! My Web Linked in