Daily Inspiration

Your emotions are a great gift, letting you know when you are on track or off track in your thinking and behavior, or when you need to attend to what is happening with a person or situation. Today, practice learning what your painful emotions are telling you, rather than avoiding them with your various addictions.

By


Are You on Your Mobile Phone? Click here for 2800+ mobile optimized, self help and self growth articles.

Enojo: para controlar o para aprender

By Por la Dra. Margaret Paul traducido por Grace Escaip
April 09, 2012



Nuestro enojo nos puede enseñar muchas cosas si escogemos aprender de el en lugar de usarlo como un medio para controlar a los demás. Este artículo enseña el poderoso proceso de enojo de Inner Bonding para aprender en lugar de controlar.



Muchos de nosotros hacemos cualquier cosa para evitar el enojo de otro, sin embargo puede ser que nosotros nos enojemos muy rápido. Muchos de nosotros aborrecemos el enojo del otro pero seguimos usando nuestro propio enojo como una manera de controlar a los demás..

Veamos más profundamente que es lo que genera nuestro enojo y como podemos aprender de él en lugar de estar a merced de él.

El sentimiento de enojo puede venir de dos diferentes lugares de nuestro interior. El enojo que viene de un lugar racional adulto se le puede llamar indignación. La indignación es el sentimiento que tenemos cuando nos confrontamos con la injusticia. La indignación nos moviliza a tomar la acción apropiada cuando se nos esta causando un daño a nosotros mismos, a los demás, y al planeta. La indignación es una emoción positiva que nos mueve a la acción - para detener el crimen y la violencia, limpiar el medio ambiente, etc. La indignación viene de un lugar interior con principios, un lugar de integridad, consideración y compasión.

El enojo solamente puede venir de un lugar interior adolescente y temeroso – de la parte de nosotros que teme estar mal, ser rechazada, abandonada, o controlada por los demás, y se siente intensamente frustrada de cara a estos sentimientos. Esta parte de nosotros teme el fracaso, ser avergonzada, humillada, no respetada, y la impotencia sobre los demás y sobre los resultados. Cuando estos miedos son activados, esta parte adolescente, no queriendo sentirse impotente, se puede mover a atacar o a culpar con enojo como un intento de controlar a una persona o una situación. Culpar con enojo es siempre un indicativo de que de alguna manera no nos estamos cuidando a nosotros mismos, no estamos asumiendo la responsabilidad por nuestros sentimientos y necesidades. En lugar de cuidar de nosotros mismos, culpamos a alguien más por nuestros sentimientos como un intento de intimidar al otro para que cambie y así nosotros nos podamos sentir seguros.

Culpar con enojo crea muchos problemas en las relaciones. A nadie le gusta ser culpado por los sentimientos de alguien más. Nadie quiere ser intimidado para asumir la responsabilidad por las necesidades de alguien más. Culpar con enojo puede generar que la otra persona culpe con enojo o se resista, lo que resulta en una lucha de poder. O, la persona del otro lado de el que culpa con enojo puede complacer, haciendo lo que la persona enojada quiere, pero siempre hay una consecuencia en la relación. La persona que complace puede aprender a no gustar o a temer de la persona que se enoja y encontrar formas de resistirse pasivamente o de desengancharse de la relación.

Cuando el culpar con enojo surge, la opción sana es ni aventárselo al otro como un intento de controlarlo, ni aplastarlo reprimirlo. La opción sana es aprender de él.

Nuestro enojo hacia otra persona o situación tiene mucho que enseñarnos con respecto a la responsabilidad personal por nuestros propios sentimientos y necesidades. Como parte del proceso de Inner Bonding, nosotros ofrecemos un proceso de enojo de tres partes que te saca de sentirte como una víctima frustrada y te pone en un sentido de poder personal.

El proceso de enojo

El proceso de enojo es una manera de liberar el enojo, y también de aprender de la fuente del enojo.

Liberar el enojo solamente va a funcionar cuando tu intención de liberarlo sea aprender acerca de que es lo que estas haciendo tu para causar tus sentimientos de enojo. Si tu solamente quieres usar tu enojo para culpar, controlar y justificar tu posición, tu te vas a mantener atorado o estancado en tu enojo. Este proceso de enojo te va a sacar del modo de víctima y te va a poner en el de corazón abierto.

  1. Imagina que la persona con la que estas enojado esta sentada enfrente de ti. Deja que tu yo niño o adolescente herido le grite, diciéndole con detalle todo lo que de hecho desearías decirle. Desata tu enojo, dolor y resentimiento hasta que ya no tengas nada más que decir. Tu puedes gritar y llorar, pegarle a una almohada, enrollar una toalla y pegarle a la cama (la razón por la que no se lo dices directamente a la persona es porque esta clase de enojo catártico, sin límites ni contención, una “descarga de enojo”, sería abusivo para ella).
  2. Ahora pregúntate a quien de tu pasado te recuerda esta persona – ¿tu mamá o tu papá, un abuelo, un hermano (puede ser la misma persona)? Esto quiere decir que tal vez tu ahora estés enojado con tu papá, y el esta actuando de la misma manera que lo hacia cuando tu eras pequeño. Ahora deja que tu yo herido le grite a esta persona del pasado tan fuerte y con tanta energía como en la primera parte.
  3. Finalmente, regresa a el presente y deja que tu yo herido haga lo mismo contigo expresando tu enojo, dolor y resentimiento hacia tu yo adulto por tu parte en la situación o por tratarte a ti mismo de la misma manera que te trataron las personas de la parte uno y dos. Esto regresa el problema al ámbito de la responsabilidad personal, abriendo la puerta para explorar tu propio comportamiento.

A través de hacer el proceso de enojo en lugar de tratar de controlar a las otras personas con tu enojo, tu reduces tu frustración mientras aprendes del verdadero asunto – como no estas cuidando de ti mismo de cara a lo que sea que otro este haciendo o de cara a una situación difícil. Siempre que surja el enojo, tu siempre tienes la opción de controlar o de aprender.

 



Attribution-NonCommercial-NoDerivs
CC BY-NC-ND


Send this article to a friend    Print this article    Bookmarked 0 time(s)
Bookmark and Share    Share with Del.icio.us    submit 'Enojo: para controlar o para aprender' to digg Share with Digg    Share with StumbleUpon
There are no videos, Click to add one to the gallery!
There is no audio, Click to add audio to the gallery!
There are no pictures, Click to add one to the gallery!

Comments


More Help

Looking for help with Enojo: para controlar o para aprender?

Search for solutions on Enojo: para controlar o para aprender within the InnerBonding.com website using Google's Site Search.

Click to Share
Facebook Digg it MySpace Twitter Stumbleupon Windows Live Yahoo! My Web Linked in